fbpx

El boom de la formación online

Home » Novedades » blog » El boom de la formación online

El boom de la formación online

Este año 2020 ha lanzado el guante a algunas de nuestras creencias, costumbres, hábitos y, por supuesto, a la forma en la que aprendemos y nos educamos. La formación online, que hasta el momento existía casi en un ‘mundo paralelo’ a la formación presencial, solo valorada como una opción cuando el presupuesto era limitado o cuando buscábamos algo demasiado concreto para formar un curso presencial, ha ganado enteros y se ha erigido como un pilar fundamental para garantizar la exigente actualidad de nuestros conocimientos

Ya sea para mejorar nuestras oportunidades de lograr un empleo, por mera y enriquecedora curiosidad o para promocionar en tu trabajo o dar el salto a una oportunidad mejor, la formación online se presenta este año 2020 como el hábito a implementar y seguir.

formacion-online-aymo

La formación online y su adaptabilidad

Los cursos online cumplen con creces nuestra demanda de una formación continua que se adapte a los incesantes cambios de los sectores laborales, al tiempo que sus ventajas frente a la formación presencial permiten una mayor conciliación familiar.

La crisis sanitaria mundial que ha traído este 2020 ha supuesto un avance exponencial de la digitalización, el ecommerce y el teletrabajo. Este trío ya existía con anterioridad, por supuesto, pero ha sido la obligatoriedad de las circunstancias lo que ha exigido a empresas y trabajadores adaptarse a estas nuevas tecnologías. Este avance implacable ha alcanzado también a la formación online, en parte por la imposibilidad de recibir formación presencial y, en parte, por un mercado cada vez más exigente que perjudica al que deja de aprender.

El cauce de las aguas

La crisis del COVID-19 ha dado un impulso tremendo a la digitalización mundial, pero esto no es algo del todo inesperado. En este sentido, es como si hubiéramos dado un salto al futuro; un salto de no retorno. La formación online ha demostrado en estos tres meses las ventajas que tiene frente a la formación presencial: su flexibilidad, comodidad, capacidad de adaptación y, sobre todo, la metodología, que poco o nada tiene que ver con la tecnología. Es importante diferencia esta última como herramienta, de la metodología en sí, que ha de adaptarse a la docencia en remoto y generar la interacción entre el alumnado y dinamización de los contenidos teniendo en cuenta el formato de teleformación.